Aprendizaje socioemocional en México: bienvenido

Aprendizaje-socioemocional

Algunos hechos

En la más reciente reunión de Compromiso, el Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, comunicó que el “modelo educativo” está organizándose en tres apartados: competencias, educación socioemocional y valores. También mencionó que, a más tardar en mayo, se conocerá el documento de trabajo, el cual será puesto en diálogo con la sociedad en distintos foros programados para este efecto. En este momento nos remitiremos a establecer algunos señalamientos acerca del aprendizaje socioemocional (ASE).

Las recientes investigaciones en educación, psicología, neurobiología, entre otras disciplinas, nos dicen que las habilidades socioemocionales de las personas son importantes en sí mismas, pero también debido a que permiten un mejor aprendizaje de los aspectos cognitivos del currículo, y además porque, de manera exógena, las empresas están valorando cada vez con más énfasis las habilidades socioemocionales en la contratación de personal (trabajo en equipo, empatía, capacidad de estar en situaciones cambiantes, creatividad, entre otras). Incluso se dice, desde la neurociencia, que “aprendemos a través de nuestros sentimientos” (Fundación Botín, 2013. Educación Emocional y Social. Análisis Internacional).

El tema socioemocional es antiguo, solo que se estimaba que eran aspectos a formar en las familias. No obstante, de manera creciente y debido a los cambios sociales y sus instituciones (como la familia), se pide a la escuela que ejerza un papel más parental, por eso la explicitación del ASE en la propuesta del modelo educativo en México.

Según un reporte de la OCDE (Skills for social progress. The power de social and emotional skills, 2015), México tiene establecido en el currículo oficial unas habilidades socioemocionales de manera general, pero no su organización en categorías específicas (que, para efectos de ese informe, se refieren a: alcanzar metas, trabajo colaborativo y manejo de emociones).

¿A qué se refiere con aprendizaje socioemocional (también se le conoce de otras maneras como educación socioemocional, desarrollo socioemocional, entre otras)? De manera resumida, se entiende por ASE el desarrollo de competencias sociales (relacionarse de manera adecuada con los otros y capacidad de hacer amistades) y emocionales (regulación de emociones, de conductas y atención propia). La primera se refiere a habilidades interpersonales (reconocimiento de las emociones de los demás y formación de relaciones positivas) e intrapersonales (conocer las emociones propias, gestión de los sentimientos propios y automotivación).

Para el análisis y el diálogo

Lo primero que se desea hacer es dar la bienvenida a la explicitación del ASE en el currículo nacional de educación obligatoria. En nuestro tránsito a convertirnos en personas, las emociones son un aspecto inherente a nuestra naturaleza, por lo que su atención, cuidado y educación en todos los ámbitos donde nos desarrollamos es importante. La escuela no puede estar ausente de este desafío.

La explicitación del ASE en el currículo implica retos mayores para crear las condiciones de forma que este se dé adecuadamente en las escuelas. Mencionaremos algunos a manera de propuesta desde Compromiso:

  • El ASE entraña una manera diferente de la relación escuela-familia, puesto que implica la concurrencia de propósitos, de toma de decisiones, donde la opinión de todas y todos los involucrados sea diáfana. Implica, entonces, transitar a aquello que se ha venido llamando co-educación, donde las barreras entre los profesionales de la educación y los familiares se hacen cada vez más permeables, en lo que a la educación socioemocional se refiere.
  • Implica un proceso intenso de conocimiento de nosotros mismos como adultos (familiares y docentes), que no se refiere solo a ser reflexivos, sino coherentes con la reflexión.
  • La comunicación entre adultos y niñas, niños y jóvenes no puede ser solo persuasiva, sino estar fundada en la modelación activa.
  • Toda vez que el ASE se convierte en política pública, es fundamental que en la explicitación curricular se deje en claro varios aspectos:
    • Si será impartida como asignatura (con tiempo, materiales y formación docente para ello).
    • Si será impartida de manera transversal –o contextual– (subyacente al currículo, pero con claras maneras de intervención e inserción, donde la metodología sea pertinente y asertiva).
    • No se puede asumir que los profesionales de la educación sean ahora psicólogos en la escuela. Se habrá de delimitar muy bien qué se espera de su trabajo como maestro/a en torno a lo socioemocional.
  • La escuela también educa, por lo que es preciso, de la misma forma, establecer las maneras en que las directivas escolares gestionan este tema. El ASE implica entornos educativos que propicien y promuevan el desarrollo de las habilidades socioemocionales tanto en los adultos como, y principalmente, en las niñas, los niños y los jóvenes.