DECLARATORIA FINAL CLASE 2014

Los jóvenes nos dicen:

  1. Queremos que nos hablen en nuestro idioma, que nos escuchen, que se abran a nuestras propuestas.
  2. No debe haber diferencia entre los estudiantes rurales y urbanos en nuestro acceso a la tecnología; todos los jóvenes queremos acceso a las TIC.
  3. Queremos libertad, queremos escoger lo que queremos hacer, sin importar las expectativas de los demás.
  4. No queremos cosas impuestas; queremos orientación de vida, no sólo profesional.
  5. Explíquenos de qué nos sirve lo que aprendemos. No queremos aprender porque alguien nos lo diga; queremos que nos interese lo que aprendemos.
  6. Déjenos de ver como la promesa: yo soy mi presente y el presente de mi vida, yo no quiero ser… ya soy.
  7. Yo sueño, tengo ilusiones, quiero sentir que es posible lograrlo; apóyenos a lograrlo, no duden de nosotros, más bien motívenos.
  8. Queremos tener impacto en el entorno, en nuestros compañeros, en nuestro mundo. No nos dejen solos.
  9. Queremos estudiar para la vida.
  10. Crean en nosotros, empodérenos, acompáñenos; la responsabilidad está en nosotros

En CLASE 2014 celebramos habernos reunido para escuchar y analizar las necesidades, anhelos, sueños, ilusiones, pero sobre todo, los retos de los jóvenes mexicanos.

En un país inequitativo, diverso, multicultural, complejo, y en momentos críticos donde prevalecen contextos de riesgo para ellos, reconocemos los esfuerzos y avances de los maestros y directores ejemplares, las instituciones educativas, los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil.

Para que los jóvenes puedan construir proyectos de vida promisorios:

  1. Impulsemos urgentemente acciones que les ofrezcan alternativas a aquéllos que cada día abandonan las escuelas.
  2. Sumémonos al movimiento contra el abandono escolar: apoyemos a las escuelas y a los maestros para detectar y acompañar oportunamente a los estudiantes en riesgo.
  3. Fortalezcamos programas de orientación vocacional que ayuden a los jóvenes a tomar las mejores decisiones.
  4. Demandemos que las escuelas formen competencias ciudadanas, que abran espacios de participación para que los jóvenes conozcan y ejerzan sus derechos y obligaciones.
  5. Acerquémoslos a figuras inspiradoras.
  6. Desarrollemos competencias digitales, el conocimiento del idioma inglés y las lenguas de cada región, los cuales son necesarios para la vida y el trabajo en el siglo XXI.
  7. Creemos una oferta educativa que responda a las necesidades y aspiraciones de los jóvenes y los vincule con el mundo del trabajo.
  8. Vinculemos las necesidades sociales y de desarrollo del país con los perfiles profesionales de egreso.
  9. Hagamos posible, no solamente que el uso de la tecnología modifique a la pedagogía, sino que la pedagogía modifique a la tecnología.
  10. El modelo educativo es ya obsoleto, se necesita un cambio radical.
  11. Generemos un modelo educativo que permita a los jóvenes acceder al aprendizaje personalizado y autónomo que caracteriza nuestra época.