El rezago educativo en la medición de pobreza de CONEVAL

rezago_educativo_medicion_pobreza

Algunos hechos

La Ley General de Desarrollo Social mandata al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) como el órgano encargado de emitir los lineamientos y criterios para medir la pobreza, lo cual deberá llevarse a cabo con una periodicidad de dos años. Los criterios tomados en cuenta son: ingreso corriente per cápita, rezago educativo promedio en el hogar, acceso a los servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacio de vivienda, acceso a los servicios prácticos en la vivienda, acceso a la alimentación y grado de cohesión social. A partir de lo anterior, el CONEVAL mide la pobreza como un fenómeno multidimensional, en el que el ingreso es un factor interrelacionado con la carencia de los derechos sociales, estos últimos medidos por los indicadores elaborados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía INEGI.

En fechas recientes, esta entidad publicó el Informe de Evolución de pobreza 2010-2016. Los siguientes son algunos de los resultados:

En 2016, 43.5% de la población de nuestro país se ubicó en situación de pobreza, entre ellos, 35.9% en pobreza moderada y 7.6% en pobreza extrema. Es importante advertir que 70.4% de la población total cuenta con al menos una carencia social y 18.7% con al menos tres carencias sociales.

Respecto al indicador educativo de esta medición, tenemos que el rezago educativo en el hogar se cumple con alguno de los siguientes criterios: 1. Cuando la población que tiene de tres a quince años, no cuenta con la educación básica obligatoria y no asiste a un centro de educación formal;
2. nació antes de 1982 y no cuenta con el nivel de educación obligatoria vigente en el momento en que debía haberla cursado (primaria completa) o, 3. Nació después de 1982 y no cuenta con el nivel de educación obligatoria (secundaria completa).

En nuestro país, la población con carencia manifiesta en rezago educativo asciende a 21.3 millones de personas (equivalente a poco menos de la quinta parte). De ellos, 53.1% son mujeres y 46.9% son hombres. Asimismo, la población con la carencia rezago educativo se concentra en mayores de 18 años (86%); entre la población de jóvenes de entre 12 y 29 años el porcentaje asciende a 22%, mientras que la población según pertenencia étnica, lengua indígena y con discapacidad representa 17%, 14% y 20%, respectivamente.

Para el diálogo

  • Es importante contar con datos precisos sobre la localización de grupos sociales en situación de pobreza para una atención focalizada y pertinente. En el ámbito educativo, esta información permitiría diseñar e implementar políticas públicas enfocadas en las necesidades educativas de grupos vulnerables.
  • Considerar la pobreza como un problema multidimensional debe llevar a entender el problema del rezago educativo en íntima relación con otras carencias sociales. Por tanto, el trabajo intersectorial debe apuntalarse.
  • Atender a los niños, niñas y jóvenes y sus familias en situación de pobreza debe ser prioritario, para que sus trayectorias educativas no se vean interrumpidas y se pueda romper el círculo vicioso de la privación de los otros derechos sociales.

Te puede interesar:

Pobreza_y_aprendizaje_ID

Pobreza y aprendizaje de las niñas, niños y adolescentes

Hoy en día existen investigaciones que relacionan los efectos de la pobreza con el déficit de habilidades complejas de lenguaje, en tanto amenaza y privación.

0 comments
infografia_indice_desigualdad_070817

Índice de Compromiso con la Reducción de la Desigualdad (CRI)

Se presentan datos de pobreza, distribución de riqueza mundial, y la posición de México en el ranking mundial respecto al Índice de Compromiso con la Reducción de la Desigualdad (CRI).

0 comments