El Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela (SATE)

Anaalisis_SATE

Algunos hechos

A finales de mayo de 2017, la Secretaría de Educación Pública (SEP), a través de la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente (CNSPD) emitió los “Lineamientos generales para la prestación del Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela en la Educación Básica” (LSATE), los cuales son de observancia obligatoria para las Autoridades Educativas Federal y Locales. No aplican al CONAFE.

El SATE es una estrategia que, si bien estuvo planteada al inicio del presente gobierno, estuvo en el limbo hasta que fue retomado en el Modelo educativo 2017. Con su emisión se da cumplimiento a la acción de “Publicación y difusión a las 32 entidades y a las supervisiones de zona de los lineamientos del SATE”, contemplada en la Ruta de Implementación (p. 45).

El objetivo del SATE es desarrollar un conjunto de mecanismos cuyas acciones estén “orientadas a apoyar el funcionamiento de la escuela, a fin de impulsar el logro de los fines de la educación y de fortalecer su capacidad de gestión”. Son tres las acciones a desarrollar: apoyo, asistencia y acompañamiento pedagógico en las escuelas y las aulas. 1) Las de apoyo, se refieren a “acciones específicas que se brindan al personal escolar de manera individual o colectiva”; 2) las de asesoría, comprenden la observación de las prácticas educativas in situ y un proceso formativo para la mejora de dichas prácticas, y; 3) de acompañamiento, que aluden a la colaboración planificada y sistemática, cuando menos a dos escuelas en su zona, que prioritariamente lo requieran (necesidades de aprendizaje, rezago, abandono en su alumnado, bajo desempeño en logro educativo; también incluye escuelas indígenas, multigrado, telesecundarias), tres son los ámbitos a atender: práctica docente, funcionamiento y organización escolar, y evaluación interna y externa (ver infografía).

Según los LSATE, cada zona escolar deberá contar al menos con: un supervisor/a escolar, dos ATP (por promoción), un ATP por reconocimiento en preescolar y otro en primaria, o tres en secundaria, y uno más que apoye en actividades de dirección a otras escuelas. Con lo anterior cada zona estará conformado entre cinco y siete figuras educativas. Según la Ruta de implementación, en el país hay 15 270 supervisores y 4 400 ATP (por promoción); estiman los ATP aumenten a 15 mil durante el ciclo 2017-18 y a 30 mil en el 2018-19. Vale mencionar que en los concursos para ATP, hubo 7 614 sustentantes en el ciclo escolar 2015-16 de los cuales 3 228 (42.4%) obtuvieron desempeño “idóneo”, en el ciclo 2016-17 sustentaron 4 268 y fueron “idóneos” 2 020 (47.3%), en los dos concursos hubo 5 248 idóneos; de un concurso al otro decreció en 44% el número de aspirantes.

Se tiene previsto que el SATE de cada zona opere en cuatro etapas durante el ciclo escolar: 1) previo al inicio, para capacitar y establecer acuerdos con sus escuelas; 2) al inicio, desarrollar su plan de acción para la zona escolar; 3) durante el ciclo escolar, capacitar y brindar apoyo, asesoría y acompañamiento escolar; y, 4) al final del año escolar, valorar las acciones realizadas y establecer nuevos retos.

Para el diálogo

  • Las funciones de la supervisión escolar son pieza clave en el sistema educativo mexicano. Su reorganización y fortalecimiento es un acierto.
  • En la mayoría de los estados existen instancias como jefaturas de sector y jefaturas de enseñanza para las modalidades generales e indígenas, que es preciso reorganizar. El SATE necesita dejar claro cómo funcionará en estas estructuras preexistentes, ya que no busca reemplazarlas, pero tampoco se deja claro cómo trabajar con ellas coordinadamente. Esto le corresponderá a las Autoridades Educativas Locales.
  • En los LSATE la descarga administrativa constituye una condición general de funcionamiento del SATE y de la escuela. La pregunta obligada es ¿quién asumirá las tareas administrativas en cada escuela y en cada zona escolar?
  • Para el SATE se requieren cerca de 30 mil ATP por promoción; aunque no se encuentran disponibles datos de cuántos asesores hay en funciones, se sabe que en los concursos de 2015 a 2017 han calificado como idóneos 5 248. ¿Cuántos faltan para cumplir con la necesidad estipulada por el SATE? ¿Se logrará tener esos ATP para el 2018?
  • La SEP ha previsto un piloto de autonomía curricular en 1 162 en el país durante el ciclo 2017-18 y para ello es imprescindible el apoyo del SATE, pero es notable la ausencia en los LSATE de la autonomía curricular.

Te puede interesar:

reforma_educativa-atp

¿Desaparece la figura del ATP con la Reforma Educativa?

Los Asesores Técnico Pedagógicos (ATP) son trabajadores de la educación que asumen funciones nodales en el sistema educativo: dan formación a los maestros, operan programas, visitan escuelas, asisten a supervisores y jefes de zona en diversas tareas, etcétera.

0 comments
Servicio_Asistencia_Tecnica_Escuela

Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela

Las zonas escolares son una forma en que la SEP organiza el territorio educativo, a ellas se encuentran adscritas las supervisiones, donde trabaja el personal del Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela (SATE). Conocer su presencia en el sistema es necesario para dimensionar lo que representa el acompañamiento de las y los docentes en todo el país.

0 comments