En qué condiciones desarrollan sus actividades las y los supervisores escolares

actividades_supervisores_escolares

Algunos hechos

Recientemente, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) publicó el Panorama Educativo de México 2017, el cual dedicó un apartado sobre las características del personal de supervisión en educación básica en nuestro país.

En 2017, había 13 272 supervisores y supervisoras en educación básica, de los cuales casi la mitad se concentraron en nivel primaria y casi una tercera parte en preescolar. En ambos niveles, apenas 5% del personal de supervisión correspondía a la modalidad indígena.

Los lineamientos del Servicio de Asistencia Técnica (SATE) determinan que en cada supervisión de zona deberá de contar con al menos: un(a) supervisor(a), dos asesores(as) técnicos pedagógicos (ATP) por promoción, un ATP por reconocimiento (en secundaria se estipula que sean tres) y uno más con funciones de apoyo a actividades de dirección a otras escuelas.

De lo anterior se desprende que cada supervisor o supervisora debiera de contar, por lo menos, con cuatro ATP en preescolar y primaria, y seis en secundaria. Sin embargo, los datos arrojan que esto está muy lejos de lo planteado en el SATE: según datos del INEE, en 2017, 60% del personal de supervisión de preescolar no contaba con ningún ATP, y apenas 2.3% contaba con tres y más. En secundaria la situación no es mejor: 45.9% del personal de supervisión no contó con ATP. En primaria la tercera parte (35%) de las supervisiones no cuentan con ATP (véase infografía). Cabe señalar que de 2015 a 2017, aplicaron más de 16 mil aspirantes el examen de oposición de promoción para ATP y solo resultaron con calificación de idóneo el 44%.

En lo que respecta a la infraestructura que disponen las supervisiones de educación básica, el INEE muestra que una tercera parte cuentan con un inmueble para uso exclusivo, mientras que la mayoría comparte espacio con escuelas u oficinas públicas, principalmente. Por otra parte, las y los supervisores reportaron que al menos la mitad cuenta con oficina propia, y una tercera parte informó que contaba con un espacio para reuniones.

Por último, en lo que refiere a infraestructura tecnológica para sus labores, en 2017 al menos 80% de las supervisiones de educación básica contaba con equipo de cómputo, y menos de 70% de las mismas disponían de internet.

Para el diálogo

  • La función de supervisión es clave los procesos de mejora continua en las escuelas. El seguimiento y acompañamiento que se le dé a ellas requiere de condiciones mínimas de personal e infraestructura.
  • Con la información sobre las características de la supervisión se puede observar una brecha considerable entre lo que establece los lineamientos del SATE y la disponibilidad actual de la figura del ATP, lo cual hace evidente un déficit que se debe atender inmediatamente. ¿A qué se debe que existan tan pocos ATP?
  • Además de las condiciones para completar las plantillas de acompañamiento pedagógico, es preciso emprender dispositivos de formación continua para estas figuras.

Te puede interesar:

infografia_SATE_120617

Ámbitos de intervención escolar del SATE

Se presentan los tres ámbitos de intervención escolar del Sistema de Asistencia Técnica de la Escuela.

0 comments
Anaalisis_SATE

El Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela (SATE)

El SATE es una estrategia que, si bien estuvo planteada al inicio del presente gobierno, estuvo en el limbo hasta que fue retomado en el Modelo educativo 2017

0 comments