La estrategia de tutorías a docentes nóveles

imagen-analisis

Algunos hechos

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) acaba de presentar el Informe 2017 sobre Educación Obligatoria. El documento dedica un capítulo a la tutoría como estrategia de la inserción de docentes nóveles.

La tutoría es una relación entre una persona con experiencia y otra con poca o sin ella en el mismo ámbito; el objetivo es el de ayudar a desarrollar un conjunto de competencias (INEE 2017). Según el Servicio Profesional Docente (SPD) la tutoría tiene como propósito “el fortalecimiento de las capacidades, los conocimientos y las competencias del personal docente y técnico docente de nuevo ingreso para favorecer su inserción en el trabajo educativo, la autonomía profesional, la participación en la escuela, la comunicación con los padres de familia y la permanencia en el servicio”.

El acompañamiento a docentes noveles es una práctica realizada en varios países; en el nuestro se oficializó con la creación de SPD, en el contexto de la Reforma Educativa 2013. Sin embargo, según el informe, en dos años de aplicación la estrategia ha presentado problemas en su implementación. A nivel de política pública, el INEE señala que, las autoridades educativas locales percibieron a la estrategia de tutoría como una imposición vertical de la federación. Además, las condiciones de un estado a otro también no han influido favorablemente, tales como: estructura administrativa, demografía, distribución de los docentes noveles en zonas rurales y urbanas, y en algunos casos, expresiones magisteriales disidentes. El informe menciona como problemas a nivel de las escuelas: baja tasa de respuesta de tutores (los tutores no recibieron incentivos); hay dificultad en “empatar” tutores con tutorados (esto se presenta principalmente en escuelas multigrado, por su lejanía); existe una alta movilidad de las y los docentes noveles (46% cambió de escuela al menos una vez entre los dos ciclos), también manifestaron poca información, desorganización y falta de acompañamiento por parte de las autoridades educativas.

El porcentaje de docentes que recibió al menos una vez tutoría llega a un tercio (36.5% en el ciclo 2015-2016); se resalta que el 71% de los tutorados se manifestó satisfecho. Cabe señalar que 45.4% recibió cursos y talleres como sustitutos de la tutoría. Es notable que tanto en las tutorías como en los talleres, el tema de preparación para las evaluaciones del SPD esté tan presente.

Por último, el informe señala que los contenidos que fueron considerados más útiles para los tutorados se encuentran la evaluación de aprendizajes de los alumnos (91%) y la organización del tiempo de sesiones de clase para cumplir con propósitos educativos del alumnado (88%), entre otros (véase infografía para más información). Se subraya que la actividad mejor valorada por los tutorados fue la observación de clase, ya que ofrece la posibilidad de identificar, de manera inmediata, las áreas de oportunidad y las fortalezas de su práctica.

Para el diálogo

  • Ser una o un buen docente no se logra en la Universidad, depende mucho de lo que la persona vaya incorporando de las experiencias. Un tramo importante de la vida profesional en la docencia es su inserción a la vida laboral, y es por ello que nos parece un acierto la existencia de estas tutorías.
  • Pero no se trata de que exista la figura normativa, es preciso que funcione y bien. En el informe del INEE hay clara evidencia de que esto no está sucediendo, por lo que instamos a las autoridades a tomar las medidas correctivas con celeridad.
  • Como con otras políticas educativas, las escuelas multigrado se ven en desventaja. Actuar con equidad, implica poner mejores condiciones en estas escuelas, lo cual no pasa por llevar a los niños y niñas a otras escuelas.
  • Dado que la política pública respecto a los docentes tienen énfasis en la evaluación, no sorprende que hasta las tutorías contengan este tema. Sugerimos que la política gire a darle un mayor énfasis al tema de la formación (inicial, de inserción, continua, profesionalización).
  • Es notable la potencia que tiene la observación de clase como herramienta para mejorar. Sugerimos que esta práctica se intensifique, no desde la evaluación con alto impacto, sino desde las estrategias de mejora continua, de las cuales México tiene experiencias valiosas.

Te puede interesar:

observaciones-para-la-mejora-de-la-evaluacion

Algunas observaciones para la mejora de la evaluación del desempeño de los y las maestras

La Secretaría de Educación Pública, a través de la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente, dio a conocer el documento “Etapas, Aspectos, Métodos e Instrumentos. Proceso de Evaluación del Desempeño Docente en Educación Básica”

0 comentarios
formacion-docente-en-educacion-basica

Formación docente en educación básica

Entérate del número de cursos dirigidos al personal de educación pública y, del presupuesto anual destinado a la formación continua.

0 comentarios