Plan Nacional para las Evaluaciones de los Aprendizajes (Planea)

Plan Nacional para las Evaluaciones de los Aprendizajes (Planea)

Características de Planea

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) anunció el diseño y próxima puesta en operación del Plan Nacional para las Evaluaciones de los Aprendizajes (Planea), el pasado 20 de enero de 2015. Enunció como sus propósitos centrales: medir el dominio de los aprendizajes esenciales de la educación obligatoria por parte de los estudiantes; aportar a los centros escolares información contextualizada para la mejora; informar a la sociedad sobre el logro de los estudiantes y ofrecer a las autoridades educativas información útil para el monitoreo, planeación, programación y operación del sistema educativo y sus centros escolares.[1]

Con Planea se evaluarán, a partir del ciclo escolar 2014-2015, las competencias estudiantiles en lenguaje, comunicación, matemáticas y para la convivencia escolar, en el último grado de los niveles primaria, y secundaria. En ciclos posteriores se valorarán, además, las áreas de ciencias y formación ciudadana. Por su parte, En el nivel medio superior, la prueba ENLACE se mantendrá, a pesar de lo comunicado por el INEE inicialmente, hasta año 2018.[2]

Entre los criterios técnicos a cuidar, el Instituto destaca la validez (general y énfasis cultural), la confiabilidad y la contextualización de resultados. Se plantea evaluar aprendizajes cognitivos considerados en los currículos de la educación básica y media, así como aspectos sociales y emocionales. Se realizarán: evaluaciones censales anuales para cada estudiante de los grados terminales de primaria, secundaria y media superior, por parte de la SEP para informar a las escuelas sobre los aprendizajes del estudiantado; y evaluaciones a muestras representativas de estudiantes de los grados terminales de los niveles desde preescolar al medio superior, en ciclos de cuatro años, a cargo del INEE, para retroalimentar la toma de decisiones del sistema educativo nacional.

El INEE, además, definirá criterios para la aplicación y uso de resultados de las pruebas censales, supervisará los procesos de aplicación (a cargo de aplicadores externos a las escuelas en que se evalúe) y verificará estadísticamente la consistencia de los resultados.

Para el análisis y el diálogo

Las precauciones que el INEE anunció para la aplicación de pruebas censales tienen como propósito evitar el fenómeno conocido como “inflación de resultados”, es decir, un crecimiento de estos a lo largo del tiempo que no se corresponde con la mejora en los aprendizajes, y ocurre cuando las mediciones educativas tienen consecuencias “de alto impacto” para actores relacionados con lo que se mide. Lo anterior sucede porque la presión para mejorar las puntuaciones y obtener estímulos o evitar sanciones laborales lleva a los profesores a limitar su enseñanza preparar a los alumnos para las pruebas o evitar que los menos avanzados sean evaluados (por ejemplo, pidiéndoles que no asistan el día de su aplicación, o permitiéndoles copiar en ellas).[3] La inflación de resultados es un fenómeno que se presenta en muchos sectores laborales, como la salud en Inglaterra, las fuerzas armadas en Colombia, y las aerolíneas en Estados Unidos.[4]

Por lo anterior, el mejor cuidado que el sistema educativo puede tener al respecto es la de no repetir el error de vincular incentivos (o sanciones a docentes) a los resultados de una prueba de logro de los alumnos, como ocurrió con ENLACE el sexenio anterior.

Adicionalmente, es necesario que el sistema educativo envíe mensajes a docentes y directivos escolares respecto a que los aprendizajes que les corresponde propiciar en los alumnos trascienden los limitados contenidos evaluables mediante una prueba estandarizada, si se los compara con lo que puede valorarse cotidianamente en el aula de clase y la escuela.[5] “Dime cómo me evalúas y te diré cómo me comporto”; no pocas evidencias vinculan el deterioro del sistema educativo estadounidense durante los últimos años con su enfoque prioritario en la aplicación de pruebas de opción múltiple,[6] lo que desincentiva a los estudiantes, docentes y directivos respecto al énfasis educativo en competencias para la argumentación, el pensamiento crítico y creativo, el manejo de información de fuentes diversas, la toma de decisiones en contextos reales, el trabajo colaborativo, la vida saludable y la expresión artística, que también son fines de la educación mexicana, según el currículo vigente, publicado en el Acuerdo número 592 por el que se establece la Articulación de la Educación Básica.[7]

Por otra parte, y desde el punto de vista presupuestal, ENLACE en 2013 ascendió a doscientos millones de pesos (en promedio, $9.67 para uno de los estudiantes de 3º de primaria a 3º de bachillerato, quienes presentaron la prueba).[8] Si el costo de las pruebas censales que incluye Planea fuera similar al de ENLACE, este sería de poco más de 53 millones por año, a precios de 2013, es decir, cerca del 27% del costo anual de ENLACE. Limitar la evaluación censal al último grado de primaria, secundaria y media superior podría representar un ahorro de tres cuartas partes de lo que ENLACE costaba, y será suficiente para valorar, alumno por alumno, el desempeño del sistema educativo al terminar estos niveles de la educación obligatoria.

Consideraciones finales

  • Es correcto orientar al “Planea” a la medición del logro de los estudiantes en los ámbitos de lenguaje, comunicación, matemáticas y convivencia escolar, a su aprovechamiento para el monitoreo, la planeación, la programación y la operación del sistema educativo y centros escolares por parte del sistema educativo y la sociedad.
  • Es necesario, además, trascender las pruebas estandarizadas en la evaluación que el sistema educativo nacional impulse, de modo que estudiantes, docentes y directivos reciban el mensaje respecto a que todo el currículo, y no solo lo evaluable mediante tales pruebas, es relevante y necesario para el desarrollo educativo de la infancia y la juventud mexicana.
  • También es un acierto que el INEE vigile que el sistema educativo no repita el error de vincular los resultados de la evaluación con consecuencias para los docentes, lo que condujo a la pérdida de la confiabilidad de ENLACE y al mal uso del presupuesto destinado a aplicarla.
  • Valorar el logro de los estudiantes de primaria, secundaria y media superior con una prueba censal a los últimos grados de estos niveles educativos (con Planea, y ENLACE en media superior a partir de 2015) es más eficiente que aplicarla a los grados desde 3º de primaria hasta 3º de media, como se hacía anteriormente con ENLACE.
  • El INEE anunció que las evaluaciones muestrales a su cargo en los niveles de preescolar a media superior permitirán evaluar un conjunto amplio de contenidos curriculares, y que aportarán información a los tomadores de decisiones de política educativa. Lo anterior podría referir a que evaluar a una muestra de alumnos y no a todos los estudiantes de un grado escolar en el país (como en las evaluaciones censales que realizará la SEP) puede permitir un grado mayor de profundidad en las competencias a valorar y podría afinar la utilidad de la valoración para la decisión en materia de política educativa. Aun así, se espera que las evaluaciones censales que la SEP realizará también aporten información que oriente de manera relevante a los responsables de nuestro sistema de educación pública, no solo en los niveles estatal y federal, sino también en el escolar y el de la mesoestructura, para decidir de manera informada en favor de su mejora. Lo anterior es deseable y exigible dados los considerables recursos, tiempo y esfuerzo que nuestro sistema educativo dedicará a estas evaluaciones.

[1] INEE (2015). Comunicado de prensa No. 1. Pone en operación el INEE nueva generación de evaluaciones del aprendizaje. México, D.F: INEE.

[2] Laura Poy. (5 de febrero de 2015) Se mantendrá la prueba Enlace para bachillerato por el resto del sexenio. En La Jornada. Disponible en: http://www.jornada.unam.mx/2015/02/05/sociedad/039n3soc (Consulta: 09/02/2015).

[3] S. Contreras y E. Backoff (2014). Tendencias en el aprendizaje de la educación en México: una comparación entre ENLACE, Excale y Pisa. En Nexos Disponible en: http://www.nexos.com.mx/?p=22749 (Consulta: 27/01/2015).

[4] Este fenómeno socia se conoce como la Ley Campbell, y se explica claramente en D. Koretz (2008). Measuring up. What Educational Testing Really Tells Us. Cambridge, Harvard University Press, 2008.

[5] P.W. Airasian (2002). La evaluación en el salón de clases. México, D.F.: SEP.

[6] D. Ravitch (2010). The death and life of the great American School System. Nueva York, E.U.A.: Public Books.; S.Turniipseed (2015). “Accountability is more than a test score”. En Educational policy analysis archives. A new paradigm for educational accountability. vol. 23, núm. 11. Disponible en: http://epaa.asu.edu/ojs/

[7] Estados Unidos Mexicanos. Secretaría de Educación Pública (2011). Acuerdo número 592 por el que se establece la Articulación de la Educación Básica. México, D.F.,: SEP.

[8] Excélsior TV (3 de febrero de 2014). Emilio Chuayffet, Secretario de Educación Pública habla del presupuesto de la prueba ENLACE. En Excélsior TV. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=ozoQ2IM7v98#t=203 (Consulta: 27/01/2015); y cálculos propios con base en la fuente anterior, y Compromiso Social por la Calidad de la Educación, Observatorio ciudadano estratégico de la calidad de la educación. Disponible en: http://compromisoporlaeducacion.mx/de-que-tamano-es-nuestro-compromiso/ (Consulta 29/01/2015).