Por un modelo educativo pertinente y relevante

modelo educativo_PER-REL

Algunos hechos

Durante el presente sexenio se ha llevado a cabo una reforma educativa, que arrancó con el “Pacto por México”, el cual es un acuerdo entre los tres partidos políticos con mayor representatividad electoral en México. Posteriormente, se realizaron reformas a los artículos 3° y 73° constitucionales, que implicaron una subsecuente modificación de la Ley General de Educación, y la emisión de dos leyes: la del Servicio Profesional Docente (LGSPD) y la del Instituto Nacional para la Evaluación Educativa (LINEE). A partir de entonces, se ha llevado a cabo su operacionalización legal, mediante una serie de instrumentos, acuerdos secretariales, acciones y programas.

Todo esto ha derivado en una transformación de la estructura política y organizativa de parte del Sistema Educativo Nacional (SEN), pero la parte medular del sistema, entiéndase El Modelo Educativo, aún no ha sido presentado.

Se hicieron unos foros de consulta acerca del modelo, y se supone que se está abrevando de sus memorias para hacer el planteamiento que en próximos días anunciará el secretario de Educación Pública.

Es importante resaltar que el modelo educativo es, en muchos casos, sinónimo del currículo, siempre y cuando entendamos el currículo como la apuesta de país, como un horizonte deseable acerca de cómo queremos que sean los ciudadanos del futuro. Un currículo entendido así, es más que un listado de estándares o aprendizajes esperados. Bien dice Michael W. Apple, un currículo es una manera muy cercana de entender culturalmente a un país.

Muchas personas han argumentado u opinado que la reforma educativa debió dar inicio por el modelo educativo, y tienen razón; pero la realidad nos muestra que no fue así. Otros han manifestado la urgencia de su publicación, y han instado a la SEP a que se haga inmediatamente, bajo la premisa de una demora injustificada.

Para el análisis y el diálogo

Desde Compromiso consideramos que es preferible que la SEP se tome su tiempo para organizar el modelo educativo, que lo haga de manera decantada, para que la propuesta que hará a la sociedad mexicana sea la mejor lograda.

Una vez publicado, habrá un tiempo para su lectura, crítica, comentarios pero, sobre todo, para brindar propuestas que tiendan al modelo educativo más pertinente y relevante, el que merecen nuestros niños, niñas y jóvenes.