Rendir cuentas para mejorar la enseñanza: UNESCO

mejorar_la_ensenanza-UNESCO

Algunos hechos

En noviembre, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) presentó el Informe de seguimiento de la educación en el mundo 2017/8, cuya temática se enfocó en la rendición de cuentas como mecanismo coadyuvante de la educación inclusiva, equitativa y de alta calidad.

La UNESCO lamenta que la información que los Estados generan sobre el sistema educativo se ha convertido en un mecanismo para responsabilizar solo a ciertos actores de las fallas del sistema y no para asumir las responsabilidades del conjunto de actores y factores que las explican. Ante lo anterior, el documento propone resignificar el término “rendición de cuentas” como un instrumento eficaz que ayude a los individuos y a las instituciones a reconocer sus responsabilidades para alcanzar sus metas.

Delimitar, explicitar y respetar las atribuciones de los actores que intervienen en los sistemas educativos, permitirá exigirles una rendición de cuentas eficaz de acuerdo al grado de responsabilidad que tengan, y se podrá generar información para que mejoren sus funciones. También hay que reconocer que todas las partes que intervienen en lo educativo están interrelacionadas y han de trabajar de manera coordinada.

El estudio detalla que las y los docentes tienen como primera responsabilidad la de proveer enseñanza de alta calidad al estudiantado, sin embargo, se les piden tareas que van más allá de su práctica docente, como ser consejeros, investigadores y analistas de datos, entre otros. Por ejemplo, en México la Ley del Servicio Profesional Docente define a la función docente como “Al profesional en la Educación Básica y Media Superior que asume ante el Estado y la sociedad la responsabilidad del aprendizaje de los alumnos en la Escuela y, en consecuencia, es responsable del proceso de enseñanza aprendizaje, promotor, coordinador, facilitador, investigador y agente directo del proceso educativo”, lo que a todas luces rebasa su ámbito. Responsabilizarlos del aprendizaje de los alumnos en la escuela, es otorgarle una injerencia mayor a la que realmente cumple y puede cumplir. Lo anterior no implica que el magisterio no tenga una gran labor qué cumplir.

En cualquier caso, hay que reconocer que, en sí misma, la práctica docente es una tarea compleja y demandante, que requiere entre otras muchas acciones la de administrar y adecuar el currículo, asegurar el compromiso y el aprendizaje del estudiantado, así como adaptar la enseñanza a los estudiantes con necesidades.

El informe señala que las evaluaciones formales son el mecanismo más común que utilizan los países para responsabilizar al personal docente. Algunos de los hallazgos más significativos del estudio son:

  • En varios países la observación de clase es el núcleo de la evaluación docente.
  • El uso de la retroalimentación es importante para mejorar el desempeño docente. Este mecanismo lo llevan principalmente personal directivo y otros docentes, el cual requiere tiempo y una capacitación adecuada.
  • Las comunidades de aprendizaje profesional constituyen una estructura para el aprendizaje colaborativo consistente en compartir las enseñanzas con homólogos.
  • La valoración del desempeño docente basado en encuestas de alumnos y sus calificaciones no son indicadores fiables de la eficacia de las y los docentes, y cuando esta información está vinculada al pago del docente, puede llevar a que se enfoque en la preparación solo de exámenes.

Ante lo anterior, la rendición de cuentas sobre la responsabilidad de enseñanza del personal docente debe generar información que apunte a la mejora de su práctica, y evitar atribuirles, cada vez más, tareas que no son de su ámbito directo.

Para el diálogo

  • La calidad de la educación es responsabilidad de un conjunto de instituciones, federales, estatales, sindicatos, maestros(as), familias, y sólo trabajando juntos se logrará.
  • Se debe, en primer lugar, establecer que la función primordial del personal docente es la enseñanza de alta calidad; se deben respetar sus límites y atribuciones.
  • La rendición de cuentas debe entenderse como un instrumento de apoyo al docente para que cumpla su función directa, no para controlarlo ni deslegitimarlo.
  • La rendición de cuentas debe privilegiar la información que coadyuvar a la práctica docente. La observación de clase entre pares y por parte del personal directivo a la escuela puede permitir un diálogo rico en retroalimentación y aprendizaje.
  • El personal docente puede convertirse en una comunidad de aprendizaje que favorezca su desarrollo profesional y permita elevar la calidad de la enseñanza. Es importante promover la dimensión pedagógica en las reuniones del colectivo docente.

Te puede interesar:

imagen-coyontura-31102016

Objetivos 2030 de la UNESCO: un reto para la formación de docentes en México

La proyección de contrataciones necesarias para los próximos 14 años será de 366 200 nuevos docentes. Esto quiere decir que por año se deberán integrar aproximadamente 26 000 nuevos docentes al sistema educativo nacional.

0 comments
SeguimientoODS040918

México y los Objetivos del Desarrollo Sostenible 2030

Será importante dar seguimiento a la manera en que el gobierno apuntala la educación para alcanzar los objetivos de la Agenda 2030 de la UNESCO.

0 comments