Sobre el programa de educación inicial de la SEP

Programa_educacion_inicial_de_la_SEP

Algunos hechos

A principios del 2018, la Secretaría de Educación Pública (SEP) publicó a través del Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto por el que se establece el Programa de Educación Inicial: Un buen comienzo, cuya finalidad es la de “orientar el trabajo educativo con las niñas y los niños de cero a tres años de edad que asegure la calidad en la educación inicial”.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), ha señalado que en nuestro país la educación inicial y preescolar presenta heterogeneidad en la atención, además de contar con baja cobertura. En 2014, la población de 2 a 5 años en nuestro país presentó mayor incidencia de pobreza y pobreza extrema, en gran medida asociada a las diferencias en la carencia por rezago educativo, según datos de un estudio realizado por CONEVAL y UNICEF.

La misma organización apuntó en el Mapeo y Análisis de los Servicios Públicos de Desarrollo Infantil Temprano, que “era necesario proporcionar educación y capacitación en derechos humanos e interculturalidad a todos los involucrados, […] en especial a las y los niños, además de señalar que es imperativo que la cultura local sea tomada en cuenta en el desarrollo de los programas”. Además de lo anterior, el organismo internacional recomienda que articule los servicios y genere mecanismos para garantizar la calidad de la atención a la primera infancia, estudiar prácticas exitosas aplicadas en otras latitudes, desarrollar las capacidades de los padres de familia y los tutores, y fortalecer al municipio, entre otros.

Ante lo anterior, el Programa de Educación Inicial menciona que se “pondrá énfasis en la atención a la diversidad lingüística, emocional y cultural de los niños y niñas”, sin embargo, no aporta el cómo se hará. No obstante, el programa presenta un marco de enfoque de derechos frente al bienestar de los niños y niñas, lo cual corresponde a la recomendación de la UNICEF.

“Un buen comienzo”, a decir de sus autores, es un programa flexible, que ha de adaptarse a las modalidades, servicios y contextos en que se trabaja con la niñez de entre cero y tres años y con las familias, en contextos urbanos, rurales e indígenas y en donde se ofrece el servicio, a saber: CENDIS, guarderías, centros comunitarios, etcétera.

La primera infancia es crucial para el cimiento de las etapas ulteriores de desarrollo de las personas, por ello hay que tomar acciones que impacten positivamente desde antes del nacimiento de niños y niñas (véase infografía).

Para el diálogo

  • Es importante que la SEP haya establecido las pautas de la educación inicial en el marco de los aprendizajes clave de la educación obligatoria que entrará en vigor en el siguiente ciclo escolar (2018-2019).
  • El problema de la baja cobertura de la atención a la primera infancia debe atenderse, y paralelamente debe suministrarse dispositivos de calidad para fortalecer la educación de niños y niñas de edad temprana.
  • Es necesario que las propuestas educativas para la primera infancia, no solo reconozcan la diversidad de contextos culturales, sino que planteen dispositivos que faciliten la adaptación de las estrategias pedagógicas.
  • La participación familiar en la educación infantil será indispensable. Por ello, cualquier programa, y más el que atienda esta población infantil, debe incluir activamente a las familias, para brindar atención de calidad a esta población.

Te puede interesar:

enim-2015-ID

Situación de la educación inicial en México

En el mes de febrero, fue presentado el informe sobre la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres. El documento da cuenta de diferencias importantes entre distintos grupos de la población de niños/as de la primera infancia.

0 comments
Presupuesto_desarrollo_infantil_260218

El desarrollo infantil temprano en México

Se presentan datos sobre la inversión social en la primera infancia, e información sobre niños y niñas inscritos en centros que atienden infantes de esta edad.

0 comments